18 octubre 2007

Triste otoño

No lo podemos evitar, sólo somos especiales porque alguien fija su atención en alguna de nosotras, tenemos muchas hermanas y tan parecidas unas de otras que es difícil que alguien nos note.
Nacemos enrolladas y a diferencia de los humanos entre más verde es nuestro color, más sanas y nuevas estamos. Cuando somos viejos tenemos que estarnos aferrando a los brazos de la casa por cualquier brisa, porque se corre el riesgo de caer.
Al principio cuando somos jóvenes nos mecemos, reímos y cantamos mil sinfonías con el viento. Cuando somos viejos esperamos el último viaje, el que nos hace volar lejos y ser diferentes, conocer otros mundos, es el último viaje pero es el mejor y entre más fuerte sople el viento más alto y más lejos volamos. Al caer nos gusta que alguien se acomode entre nosotras para poder crujir con nuestros huesos y seguir cantando.
Yo no podré crujir nunca por última vez, pues para mi desgracia, he caído en un balcón de un viejito loco que me ha pegado en la ventana y me ha puesto un altar, porque según él, tengo una virgen en la panza.

9 comentarios:

bLanchE ʚïɞ dijo...

El otoño es mi estación favorita del año... con que hermosas letras te refieres a él, a sus colores y matices. Y qué lindo viejito debe ser aquel del que hablas, sí que está un tanto chifaldo...

Hôichi dijo...

tiempo de sueños, anhelos, alegrías que son tristezas y cultivo-mentes

besotes

Caiguar dijo...

cachetitos de manzana, me encantaría postearte en tu blog, pero no tienes la opción, ¿por qué?
muchas gracias por tu post, espero verte por aqui y espero me veas por allá.
besos

Sandra Becerril dijo...

Ahhhhhhh la imaginación del viejito, pero más la tuya al ver todo esto...

Besos y excelente fin de semana

Borrego dijo...

Já, el destino es impredecible, asi seas quien seas.

Borrego dijo...

Y Blanche sí tiene para comentarios, se me hace raro que no lo encuentres.

Shadow Walker dijo...

Saludos =)
he estado algo alejado de la tecnologia, pero juro que no es por gusto propio..
que bueno que sigues posteando, asi cuando tengo chance puedo leer algo interesante

Montse Reyes Orraca dijo...

a veces hay que respirar profundo, cerrar los ojos y olvidar la vida.

Ozelotl dijo...

nunca sabemos lo que traemos dentro, hasta que nos meten a un altar, y ya no podemos ejercitar ese don, o simplemente presumirlo por ahí.

saludos

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivs 2.5 License.