13 julio 2014

Vengaza

De cuando en cuando, en el espesor del bosque, se caen las hojas y se llenan los árboles de un tinte siniestro, con los brazos pelones y retorcidos son incapaces de recoger el rocío cargado del brillo de la luna. Las cosas no parecen ir bien, no hay agua fresca, sólo troncos húmedos y fríos, la tierra removida por el golpeteo de la lluvia y charcos que se convierten en lodo en lugar de agua cristalina. Después de caer, resbalarme y hundirme, aprendo a caminar con paso firme hundido en el fango. Como niña pequeña con pequeños pasos, hasta levantar la frente tan alto que no necesito ver mis pies para saber dónde y cómo colocarlos. Miro a mi alrededor y ahí está como parásito, colgándose de lo bueno que hay, destruirlo y colgarse de algún otro lugar. Engañando, manipulando, y tan vistoso que dan ganas de tocarlo, pero te espinas y te envenenas. Lo contemplo en silencio, admiro su modo de sobrevivencia, su andar gracioso, su forma de colgarse y tengo que cerrar los ojos cuando veo como delicadamente destruye la luz. También destruyó la mía, lo vi hacerlo, pero con su hipnótico andar me dejé llevar mientras devoraba sin piedad y cuando me di cuenta, no encontraba el camino para andar. Lo miro a lo lejos llegando cada vez más arriba, comiéndose la luz, y dejándonos poco a poco en tinieblas. Encuentro alguno que otro hipnotizado, que trato de despertar. Los advierto, pero no puedo hacer más. Así que me invade poco a poco, mis ganas de buscar la luz, no sólo la mía. Deseo dejarlo con hambre, que muera poco a poco de inanición, con dolor, mucho dolor, pero quiero contemplarlo, quiero verlo sufrir del mismo modo en que me quedé tan sola y desorientada cuando desperté de mi trance y me vi en la obscuridad. Y como un bicho rastrero voy dejando químicos en la luz que le destrocen el estomago al comer. Aterrorizar su apetito. al grado que tenga miedo de sobrevivir, que tenga que irse, lejos, muy lejos. que vea la luz con apetito y sea incapaz de tomarla. Así, quiero moverme libremente por ella, mientras él la desee, y yo cada vez sea más ágil que me tendrá que mirar por todos lados y sabrá que donde yo brille, nunca le llegará un destello de luz.

1 comentario:

Ivga Stark dijo...

You're amasing write! Have ever heard about 1st writing service.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivs 2.5 License.