02 marzo 2009

Ausencia

la obscuridad se ha coloreado de noche, se oyen a lo lejos algunas platicas de perros, unos cuantos martillos incesantes, y algunas risas de niños
Aqui solo se oye el oxigeno de la pecera y las aspas del ventilador cortando el aire.
Me siento en el sillon y el ruido del televisor logra abstenerme de la realidad, cambio incesantemente de canal esperando perderme en las imagenes sin llegar a nada.

En otras ocasiones puedo sentir un beso en mi mejilla sudorosa o un beso en mis labios secos, quebradizos. Me retuerzo en el orgasmo de la imaginacion y puedo incluso hasta sentir su peso.

No son necesarias muchas palabras cuando nadie las escucha ni muchos lamentos, ni muchas risas, nada vale la pena, ni sufrir ni reír.

REspiro y escucho tu respiración, a veces cuando camino entre la multitud y junto algunos pesos para subirme al camión, tomo tu mano y la aprieto tan fuerte para que no desaparezca, pero siempre termina por evaporarse y se escurre entre los pequeños huecos que no logran apretarse.

Cuando despierto y siento tu cuerpo tibio a mi lado estiro mis brazos y aspiro tu olor en mi almohada.
descubro las cobijas para apretarte contra mi pero eres tan delgado como pueden ser las cobijas vacias.

solo imagino con tu espacio porque se que será llenado, sin tus abrazos y caricias me disfrazo de un zoombie para no perder migajas, mis ojos se volvieron opacos, solo ven el camino de ida y de regreso del trabajo a la casa.

Tengo la sensacion de descubrir mi cuerpo y todavia sentir sus huellas, tengo la sensacion de te ver mi rostro y ver en mis ojos su reflejo.

tengo la sensacion de pisar hacia adelante aunque no me mueva y poder llegar hasta el aunque sea que el me sienta.

1 comentario:

Jorge Segoviano dijo...

este texto tocó una fibra demasiado sensible.

gracias


saludos!

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivs 2.5 License.