05 junio 2007

Instrucciones para sentir.


Pues me encontraba un poco aturdido, las manos del anciano maltratadas y manchadas por mi sangre me daban escalofríos, la luz fue disminuyendo gradualmente dejandome una pequeña lámpara circular en el techo y muchos adornitos luminosos, escuchaba jolgorios en el piso de arriba y sentía algunas pisadas apenas perceptibles. Pronto empezó a iluminarse otra vez el cuarto, empecé a escuchar unas pisadas fuertes, muy pesadas y un silencio aterrador. El miedo que me invadía por aquellos seres que se acercaban a mí me repudiaba. Se empezaron a escuchar llantos aterradores, desgarradores, con mucho dolor; unas almas muy pesadas que me rodeaban y me contemplaban con despreció, se ecuchaban voces tristes de despedida; de pronto alguien llegó en mi ayuda, la soledad que sentía era inmensa pero ella me hizo el favor de llegar, empezaron a caer gotas del cielo, refrescantes, me hacían moverme resbaladizo por mis alrededores; pero cuando mi compañera del alma llegó con esa sonrisa que me decía que estaría conmigo siempre, de pronto dejó caer un cuerpo que tenía guardado en sus entrañas. También le había prometido su eterna compañía, se oyeron gritos, estaba sucumbiendo el pánico; conseguí ver su secreto, nunca me lo hubiera imaginado a no ser por aquellas almas perturbadas que me rodeaban. Se les resbalaron las cuerdas que sostenían a mi compañera por las gotas de lluvia, ladearon su cuerpo, su secreto era tan inmenso y pesado que rompió las cerraduras y cayó doloroso, apestoso y rígido sobre mí. Era niño
Fue difícil sacarlo, pero lo volvieron a meter en mi compañera y con cuidado sentía el peso de nuestro amor, todo pasaba por mi cabeza, pero no había forma de cambiar las cosas, me tendría que conformar; no estaba preparado para ser padre. Ahora somos un trio fantástico, por las noches siempre se va aquel que guarda con recelo y ella y yo solos, escuchamos su alegre jugueteo. tuvo un parto muy sano aunque casi se sale antes de tiempo.
En halloween es la época favorita de nuestro retoño, se la pasa asustando a los visitantes que tienen el alma encerrada, algunos compañeros gusanos, lo ayudan a tirar los desechos de la carcel en dónde él estaba.
El anciano siempre deja las puertas abiertas el 2 de noviembre para que nuestro pequeño visite su antiguo hogar donde siempre lo recuerdan.


inspirado de Francisco Tario.

6 comentarios:

Hôichi dijo...

unas palabras reconfortantes y bellas

besotes

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Un relato estremecedor, en un momento llegué a pensar que hablaba un muerto y me acordé del post de mi blog, que se desarrolla en un velorio.
Un abrazo.

itoitz dijo...

Una historia desgarradora e intensa. Un relato impecable, imaginaba que se refería a un difunto.
un saludo.

Mis palabras me delatan dijo...

Sí, de hecho formó en mi imaginación una atmósfera parecida a Pedro Páramo. Me gustó. Siempre me han gustado los finales que aclaran el enigma o viceversa; que convierten en enigma lo que parecía claro.

Mis palabras me delatan dijo...

Y, a propósito, chida la imagen.

Shadow Walker dijo...

Siento decir que no se quien es Francisco Tario..
Nostalgica tu historia (o la de Francisco) a mi parecer..

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivs 2.5 License.