31 enero 2008

Viaje a San Miguel

Me he atrasado con este post, pero lo importante es la idea y no la temporalidad. Las ideas buenas prevalecen y carecen de fecha de caducidad. (falta de egocentrismo)
Me encontré con un lugar donde las letras se convirtieron en personas y las voces en la imagen.
Llegué a una mesa donde mi lugar estaba esperando, sólo faltaba yo, porque incluso los ausentes ya habían hecho su aparición dejando algunos recuerdos esparcidos que en mis oídos sólo se hospedaron anécdotas de fe.
Mi primera imagen no-conocida fue un BORREGO esperando paciente a que yo pusiera un pie fuera del taxi. Después ya vi un paisaje más BLANQUECINO mas-conocida y los demás que ahora se convirtieron en hermosas e informativas letras DAN, por ejemplo, DAN churros y palomitas gratis en el cine y YO MERA figuraba nuevas amistades.
Corrimos a un lugar que socialmente llamativo daba alcohol gratis, pero después de golpear nuestras ideas encerradas en burbujas plásticas de colores. Hemos cachado nuestra personalidad poco social en un apartado de manos con líneas de expresión exóticas, cansados del ruido monótono de la electrónica y el baile apagado de solitarios personajes extranjeros, de viejitas con algodones blancos en la cabeza o uno que otro ligue; tuvimos que huir con algún remojo de labios en una ampolleta de cerveza.
Frenándonos en un lugar tranquilo, de música de rocola, y un desinhibido descanso de un anciano que disfrutaba acurrucado en la calidez de una cobija gastada del tiempo y de vida. Sin la búsqueda del hipócrita renacimiento de una lavada.
Nuestro estomago comenzó a hablar más fuerte que nuestras ideas, obligándonos a pagar su aturdido ruido en una cenaduría lejana llena de exquisitos platillos mexicanos y un bodegón que invitaba al surrealismo.
El día siguiente fue vivir la ciudad en un pueblito llamado San Miguel con el tiempo contado y aún algunas actividades pendientes, que sin la debida organización habría acabado en un caos de permanencia no deseada por el abandono del único transporte posible de abordar. Nos embarcamos tratando de distinguir las palabras que nos quedamos, abrazos y suspiros. Inicio de una nostalgia futurista.
LA SEÑORITA COMETA se llevó nuestras memorias y las elevó al viento mientras nos alejábamos, ella estática balanceándose con el viento disminuía su imagen en la distancia.
COTORRA compañía de su compañera furbiezca, dejaron enredadas con nudos algunos sollozos entre lanas apelmazadas del borrego.
Una última foto de aretes naturales entre él y yo.
Mi última imagen fue verlo BLANQUEARSE
Me fui suspirando en mi camino de vuelta a la realidad, con la esperanza de recibir algunos recuerdos impresos en mi computadora
Saludos a todos los blogers conocidos y por conocer.

4 comentarios:

bLanchE ʚïɞ dijo...

"paisaje Blanquesino..." jajajajajajajajajajaja! awwwwww qué linda y cómica!!
Cómo que ésta vez nos hizo falta tiempo, verdad? pero bueeeeeeeno, me encantó verte de nuevo, habrás de regresar a Guadalajara y así chismorrear más mucho más al respecto, saz?

un beso y un abrazote nena, porque no pusiste fotoooooooooooos? aquella en la que comes churro está genial!!!!!

Hôichi dijo...

así da gusto dejarse caer

besotes

Borrego dijo...

Pos saludos mija, y me gustó cómo lo contaste.

Se me hace raro que no pusiste fotos....¿no te pasó imágenes la Blanquecina?

Alberto dijo...

Bien relatado!
Un placer regresar a tus letras!

un abrazo!

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivs 2.5 License.