14 diciembre 2007

La mosca

Descubrí una mancha en la pared, no podía dejarla ahí, estaba muy cansada después de varias horas de limpiar toda la casa y una hora de ejercicio en el gimnasio, seguía la hora de leer, la mancha seguía ahí y parecía que se reía de mí, altanera, una mancha negra del tamaño de una mosca en mi techo perfectamente blanco, como se atrevía a posarse ahí, ¿de que sería? El doctor me había advertido que siempre encontraría manchas, que no me preocupara por ellas, que tratara de distraerme haciendo cualquier otra cosa, prendí la televisión, estaban las caricaturas, pero la mancha era como un lunar borroso que apenas alcanzaba mi visión, no lo podía evitar, me hablaba a gritos, me decía ¡aquí estoy!.
Agarré un libro, tenía que leer y olvidarme de la mancha, transportarme a ese mundo, ya se me había hecho tarde, tenía que leer media hora antes de dormir a las 10 de la noche y ya eran las 9:35, como iba a recuperar esos 5 minutos que ya había perdido por la distracción de la mancha.
Empecé a leer... la luna ... “cuenta la historia”(208)... A que mancha tan horrorosa... “que en aquel pasado/ tiempo en que” (208)... en que... Y si la quito y ya, cuando puedo tardarme en quitarla... “sucedieron tantas cosas”(208)... Como una mancha en mi techo, maldito parásito de la blancura de mi techo... “reales, imaginarias y dudosas”(208),... Ya, no lo pienso soportar más, me levanté inmediatamente agarré la escalera, ya veía como temblaba la mancha, ¿temblaba?... que raro, fui por un estropajo y jabón, cuando iba subiendo por la escalera, la mancha voló. No era una mancha, era una mosca, ¿una mosca? Quizá sólo me hacen falta lentes... pero ¿por qué había una mosca? Estaba toda sucia mi casa, las moscas son atraídas por la suciedad, pero toda mi casa la había limpiado, estaba segura de haber llegado a todos los recovecos incluso detrás del refrigerador que en todas las casas es un desastre, luego pensé, ¿sería yo? Y me encontré una mancha en mi brazo, era real, la toqué y no se movió, trate de rascarla y no se quitaba, fui por el estropajo, y me tallé la fibra de vidrio y todo fue inútil, así que fui por el cuchillo, para rasparla, no podía quedarse esa mancha ahí, me rasqué y me rasqué hasta que por fin me deshice de ella, pero entonces me empecé a manchar de rojo, maldita sangre, tomé un gasa, pero la sangre no dejaba de salir y estaba ensuciando toda la casa, empezaba a manchar mi ropa, así que me la quité y me puse otra y la eche inmediatamente a la lavadora, es difícil quitar la sangre si no se lava rápido, pero entonces empecé a manchar la que acababa de ponerme; me fui al hospital para que me cerraran la herida, no quería manchar el auto así que procedí caminar, me empecé a sentir mareada, mareada, estaba muy cansada, cansada....
Y ella, se estaba desangrando, un mendigo la encontró. ¿Qué le pasó? Se lastimó, no lo sé, no sabemos ni quién es. Haa, pues pobrecita. Cuando desperté noté que la enfermera tenía una mancha en el cuello, siempre llegaba a atenderme con esa mancha en el cuello, ya le había pedido a un doctor que me atendieran perfectamente limpios pero ella seguía llegando con esa mancha el en cuello, agarré un cuchillo, sabía que ese tipo de manchas solo se podían quitar de esa forma, pero todavía no tenía fuerzas para quitarla, a penas podía mover la mandíbula para comer, cuando me recuperé... me prometí, le ayudaría a quitarse esa mancha

6 comentarios:

bLanchE ʚïɞ dijo...

me fui directito a revisar y juro que no, Yo no tengo ninguna mancha ni nada parecido a eso eh!
puedes venir con confianza a mi casa de nuevo que al dormir revisaré tus maletas en busca de cuchillos jejejejeje!

mandame las fotooooooooooos!!!

Hôichi dijo...

Es un relato un poco del estilo del niño gusano jejejee. O también un poco como una escarificación jejejeje


besotes niña

Borrego dijo...

Se me hace que tienes un punto ciego, me suena a que es tu visión, y no una mancha.

Leticia Zárate dijo...

Hola!!
Me da gusto haber llegado por acá. Muy buen relato, la cúspide de una obsesión.
Me permitiré enlazarte.
Saludos desde Mérida, Yucatán México.

Maribel Castorena dijo...

Paty!!! ya ni supe si veniste o no a la FIL, además sorry, perdi comunicación contigo por msn. pero si veniste cuéntame qué tal la pasaste, qué viste..etc. etc. Y luego con más calma te leo, jaja ahorita solo vine de carrerita, lueguito regreso vale.

:D enorme saludo.

alex dijo...

Paty muchas felicidades por tus creaciones literarias.

solo te recuerdo que lo que esta debajo de mi ojo derecho es un lunar y no hace falta que lo limpies.


felicidades!!!!

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivs 2.5 License.